El icopor o Poliestireno Expandido o extruido,  es un material utilizado ampliamente para el manejo de alimentos ya que impide el crecimiento de hongos y bacterias; conserva la temperatura (sea frío o calor) permitiendo que el usuario este cómodo mientras consume sus alimentos; disminuye la generación de residuos al conservar las propiedades de los alimentos por más tiempo.

Este material es de alta funcionalidad al ser tan ligero y a la vez proteger los productos de impactos. Al ser un material inerte permite garantizar que los alimentos se preserven por mas tiempo.


Necesidad de empaque para alimentos

El empaque de alimentos debe satisfacer los requerimientos tanto del producto como del mercado. La naturaleza perecible de los productos frescos significa que el empaque es una inversión necesaria a fin de:

  • Proteger el producto en todas las etapas del proceso de mercadeo desde el productor al consumidor;
  • Eliminar la manipulación individual del producto para de este modo, acelerar el proceso de mercadeo;
  • Uniformizar el número de unidades del producto por envase de modo que todos los comerciantes manejen cantidades estandarizadas.
  • Permitir el transporte de alimentos preparados


Empaques de EPS para frutas y hortalizas

  • Empacar frutas y verduras en EPS permite la retención de la vitamina C con mayor efectividad que con otros empaques. Adicionalmente provee protección contra golpes, rozamiento y son apilables.
  • El EPS tiene naturaleza higiénica, es completamente inerte e inocuo, cumple con todos los estándares regulatorios y puede ser usado para empacar alimentos.
  • Sus propiedades de aislamiento térmico evitan que un aumento de temperatura cause el deterioro de frutas y verduras. Un producto como las frutas y verduras deben protegerse de choques térmicos en transporte o almacenamiento. (EPS Packaging Group)

La envoltura retráctil utilizada en los pepinos, por ejemplo, puede duplicar el tiempo de duración de la verdura, lo que permite que permanezca hasta 15 días en la nevera y reduzca los desperdicios de comida a la mitad. Un pepino sin envolver duraría solo 2 días a temperatura ambiente y 9 días si se refrigera.

Por su parte, la carne comprada en bandejas de poliestireno cubiertas con película plástica generalmente dura entre 3 y 7 días.

Sin embargo, si está empacada al vacío en plástico multicapa, puede conservarse hasta 45 días sin estropearse.

Extender la vida útil de los alimentos puede reducir en gran medida el costo del desperdicio de comida que a nivel global se estima en casi US$1.000 billones al año, y que en gran parte corre a cargo de fabricantes y minoristas.

Mientras que algunos creen que el empaque de plástico de un solo uso provocó un aumento en la cantidad de comida que botamos al fomentar una cultura del desecho, muchos en la industria del plástico argumentan que sin el empaque plástico, el costo del desperdicio de alimentos podría aumentar.

Una caja de hamburguesas hecha de caña de azúcar es casi dos veces más cara que una de poliestireno.

Un tenedor descartable biodegradable hecho de fécula cuesta 3,5 veces más que uno de plástico blanco básico.

A medida que los fabricantes tratan de reemplazar con plásticos más ecológicos y biodegradables, el riesgo de mezclarse con los plásticos convencionales solo aumentará, lo que podría subir el costo de los materiales reciclados.

Es un problema que requerirá nuevas formas de identificar, clasificar y tratar con materiales plásticos cuando se desechan para garantizar que los materiales biodegradables se mantengan separados de los que se pueden reciclar.